Hasta el moño del doblado vertical

Ayer un amigo me envió una imagen de un programa de televisión en el que estaban hablando del doblado vertical y del armario.
En el texto que ponían debajo de la imagen se leía: “vivir en un espacio ordenado favorece el bienestar emocional”
Está muy bien que la gente empiece a tomar conciencia del orden y de que se está mejor en una casa ordenada que en un desordenada, pero hay que ir un poco más allá, no solo el orden favorece el bienestar, es más, un orden sin conciencia no sirve para nada, o para muy poco.
Se está vendiendo la panacea del doblado vertical, pero hay que profundizar un poco más.

Una montaña de basura ordenada podría quedar bien a la vista, pero no dejaría de ser basura

Hay que tener en cuenta, que una montaña de basura ordenada podría quedar bien a la vista, pero no dejaría de ser basura, ¿alguien viviría bien en una casa llena de basura ordenada? Pues es lo que hay en la mayoría de las casas.
Por basura no me estoy refiriendo a que la casa esté sucia, no me mal interpretes, me estoy refiriendo a objetos que no tienen un uso para la persona, a objetos que ya no sirven, que en su día se usaron pero que ya no. La basura de unos es el tesoro de otros, aquí me estoy refiriendo a la basura de esos unos, no a la suciedad.
Todos los objetos que están por estar en una casa, que se tienen por obligación, o porque no sabes qué hacer con ello, o porque te costaron mucho dinero o por lo que sea que te vendas a ti misma para no tirarlos, te están afectando a tu bienestar, por muy ordenados que estén.

Los objetos crean en nosotros sentimientos, ya pueden ser beneficiosos o contraproducentes.

Los objetos crean en nosotros sentimientos, ya pueden ser beneficiosos o contraproducentes. Evidentemente, si los objetos contraproducente están ordenados te afectará menos a tu bienestar, pero seguirán siendo una losa en ti.
Lo que hay que hacer es soltar, dejar ir, deshacerte de los objetos que te pesan, que son el lastre que te impide volar, que te impide saltar.

Desapego es la palabra previa al orden consciente

Desapego es la palabra previa al orden consciente, primero hay que dejar ir para construir en cimientos sólidos el bienestar en tu casa.
El desapego no es fácil, hay muchas formas de apego a los objetos, entre ellas, los contratos emocionales, los apegos al pasado, el miedo a la escasez … y cada uno de ellos se debe mirar de manera distinta, porque cada uno despierta en nosotros un sentimiento distinto, aunque todos los apegos tienen algo en común, un falso sentimiento de seguridad.

Todos los apegos tienen algo en común, un falso sentimiento de seguridad.

Gana espacio en 2 minutos:

Elige un objeto de tu casa que tienes, pero que no quieres, y toma acción, ¡sácalo de tu vida!

¿Cómo te sientes al hacerlo?

Fuente foto: Pinterest

VIDEO: El Trastero

¿Te has parado a pensar alguna vez qué significado tienen los objetos que guardas en el trastero?
En el trastero hay:
  • objetos que usas una vez al año, como la decoración de navidad
  • objetos que ya no se usan pero que no sabemos qué hacer con ellos.
  • objetos que trajimos de algún otro lugar, como un piso anterior o de casa de nuestros padres
  • antiguos muebles u objetos de decoración que ya no se usan o están pasados de moda
Todos esos objetos, aparte de ocupar un lugar en el trastero, ocupan un lugar también en nuestra mente.
Esos objetos son en realidad miedo a enfrentarte a problemas no resueltos del pasado, están ahí, pero al no verlos, parece que han desaparecido, pero no es así, siguen estando ahí i siguen ocupando espacio en nuestra vida.
El espacio que ocupan esos objetos en nuestra vida es un espacio que en realidad no le queremos dar a ese pasado, muestra de ello es que lo tenemos “escondido”, si realmente lo quisiéramos tener presente, lo tendríamos a la vista.
No enfrentarnos al pasado nos hace menos felices, nos nos deja vivir plenamente.
Deshacerte de esos objetos es un darte cuenta de que ya no eres la que estudiaba o la que vivía en casa de sus padres.
Es un darte cuenta que no tienes que guardad objetos para demostrar que la memoria de alguien sigue viva, porque esa “obligación” autoimpuesta no te hace bien.
Deja tus comentarios al final, me encantará leerte, quiero saber tus experiencias e incluso trucos que quieras compartir sobre este tema.
Si te ha servido lo que has visto o crees que puede ayudar a alguien más, comparte!
Un mundo ordenado es un mundo mejor

VIDEO: La habitación Desastre

¿Quién no tiene una habitación desastre? o tal vez no sea una habitación desastre por falta de espacio, tal vez sea un rincón desastre, un agujero negro en el que van a parar todos los objetos que no tienen un lugar específico, que no tienen un lugar asignado , que no sabemos donde poner o qué hacer con ellos.
Y es que esa habitación desastre es en realidad un montón de decisiones y temas pendientes. es una oda a la postergación, que se va llenando cada vez más, son decisiones pendientes de tomar, objetos que guardamos para cuando tengamos tiempo, son temas pendientes que se añaden a la siempre llena, lista de temas pendientes, aunque no los apuntemos, aunque creamos que no nos acordamos, están ahí, ordenar la habitación desastre está en nuestra lista de tareas pendientes no escritas.
Y es que los motivos por los que tenemos ese tipo de habitaciones o rincones son varios:
  1. Tenemos suficiente espacio como para la acumulación
  2. No nos gusta tomar decisiones.
si tuvieras el hábito de tomar decisiones no tendrías esa cantidad de objetos, y es que el tomar decisiones y el actuar es un hábito que te permite eliminar esa lista interminable de temas pendientes, porque tomarías acción incluso antes de que el objeto llegara a tu casa.
Si tu eres de las que piensa “¿Dónde pongo esto?” y te respondes “bueno, yo que se, ya veremos, de momento lo dejo aquí en la habitación (on en el cajón, o en el rincón) que no molesta y no se ve”, y cierras la puerta (o el cajón).
Ese tipo de acciones las tomas por hábito, y por lo tanto puedes cambiarlo, poniendo conciencia cada vez que tengas un objeto entre tus manos.
El hecho de tomar decisiones te va a dar más tranquilidad, más satisfacción en tu vida y contigo.
Recuerda la última vez que tomaste una decisión que llevabas tiempo postergando o la última vez que acabaste una tarea, ¿cómo te sentiste luego? Es como respirar de satisfacción.
Esa será la sensación constante que tendrás de satisfacción por quitarte un peso de encima.

 

Deja tus comentarios al final, me encantará leerte, quiero saber tus experiencias e incluso trucos que quieras compartir sobre este tema.
Si te ha servido lo que has visto o crees que puede ayudar a alguien más, comparte!
Un mundo ordenado es un mundo mejor

Cómo vencer a la invasión de las bolsas de plástico

¿cuántas bolsas de plástico tienes actualmente?
¿cuántos lugares en tu cocina están destinados a almacenar bolsas de plástico?
Y es que las bolsas de plástico son la invasión silenciosa, van acumulándose y acumulándose hasta desbordarse de cajones, armarios o recipientes destinados a su almacenaje.
¿Quieres saber qué hacer con las bolsas que tienes? Yo te lo cuento
Eres de las que tiene un cajón sólo destinado a bolsas de plástico, o tal vez las tienes todas metidas en otra bolsa o en varias bolsas, o quizás compraste un recipiente para guardarlas o las doblas como indican en los tutoriales que hay en la red…
Hay tantas maneras de guardarlas, pero… ¿para qué las guardas? Cuál es la finalidad última de acumular tal cantidad de bolsas.
Realmente quieres usar tu maravilloso tiempo en doblar bolsas (tal vez te relaja, en ese caso, sigue así), o en intentar que no te exploten en las manos millones de bolsas de plástico, o en buscar soluciones de almacenaje para guardarlas…
Y es que las bolsas de plástico nos pueden llegar a dar mucho trabajo, es por ello que te pido que reflexiones y te preguntes, ¿para qué quiero yo las bolsas de plástico?
Si tu respuesta a esta pregunta no es específica, deja de acumular bolsas.
Si por el contrario tienes una respuesta específica, pregúntate ahora ¿cuántas necesito?
Tal vez las uses, como yo, para tirar la basura. Para mi usar bolsas de plástico me es muy práctico. Yo reciclo, y prefiero hacerlo en bolsas de plástico que en cubos porque los cubos ocupan demasiado espacio y mi cocina es pequeña.
Al usarlas para tirar la basura, he delimitado un lugar pequeño, ya que evito al máximo crear basura. Ese lugar es ¼ de cajón de la cocina. Ahí me pueden caber un máximo de 10 bolsas, y de ahí no pasan.
Para evitar que se me acumulen uso bolsas de tela para ir a comprar, pero cuando no me acuerdo y tengo que coger bolsa de plástico, sé que la voy a usar inmediatamente para la basura de ese día.
Si tú tienes un uso distinto a este, cuenta cuantas puedes llegar a necesitar, delimita una pequeña zona para tenerlas y de ahí no pases.
Intenta ir a comprar con bolsas de varios usos y así evitarás la acumulación.

Gana espacio en 2 minutos:

Tira todas las bolsas de plástico que tengas y quédate sólo con las que sepas que vas a usar en función de tus necesidades.

Delimita una pequeña zona para almacenarlas y no pases de ahí.

¿Cómo te sientes al hacerlo?

Fuente foto: legstorm.tumblr.com

Los restos de comida, qué hacer con ellos

¿qué haces con la comida que te sobra?
Eres de las que la guarda o la tira directamente, o tal vez nunca te sobra comida porque conoces cuál es la cantidad justa que necesitas.
¿te gusta cocinar?
O por el contrario comes lo primero que encuentras, algo preparado, algo rápido…
Hay muchas maneras de comer, también muchas maneras de guardar la comida que sobra, pero sólo hay una manera válida para ti, ¿quieres saber cuál es la tuya?
Sabes cuáles son tus hábitos culinarios, ¿sabes qué cantidad de pasta debes echar en función de las personas que seáis?
Y es que conocernos es lo más importante a la hora de saber qué hacer con la comida.
A nadie le gusta tirar comida, pero por no tirarla cuando ha sobrado la guardamos en el frigorífico con la intención de comérnosla otro día.
 
Pero hay tres tipos de personas: las que comen lo que sobró, las que no lo hacen y las que lo hacen a veces.

 

Yo te pregunto ¿eres de las que come comida de otro día?
Tal vez me puedes decir que si, que te encanta porque así ya está hecha y solo hay que calentarla y comerla, un lujo vamos.
En ese caso, lo mejor que puedes hacer es guardarla en el tupper (puedes ver el que mejor se adapta en este post), tenerla a la vista en el frigorífico y programarte un día para comértela, sabiendo cuándo va a ser ese día no se te va a pasar.
Si no le pones una fecha para comerla o no la tienes a la vista, muy probablemente la vas a acabar tirando porque si pasan demasiados días luego puedes dudar de si aún está en buen estado.
Pero también me puedes decir que no, que no te gusta comer comida de otros días, pero te sabe mal tirarlo porque aún está en buen estado, así que lo mantienes en el frigorífico hasta que se pudre, momento en el que te das permiso para deshacerte de la comida.
En el momento en el que se echa a perder es cuando te permites tirarla, pero la has tenido durante días en el frigorífico dándote mensajes nada alentadores.
La comida que guardas “sabiendo” que no te vas a comer hace que te sientas mal cada vez que abres el frigorífico.
Te engañas al guardarla pensando “esta vez sí me la comeré”, y te sientes mal contigo al no hacerlo y haberte decepcionado de nuevo.
Esa comida que te espera en el frigorífico le habla a tu subconsciente cada vez que abres el frigorífico, así que debes hacer algo al respecto.
Se sincera contigo misma, si tú SABES que no te vas a comer esa ración de lo que sea que ha sobrado, tírala, sin miramientos, no la guardes, porque en tu interior eres consciente de que no te la vas a comer.
Si te sabe mal tirarla, prueba a aprender a medir las cantidades, empieza a intentar hacer de menos hasta que encuentres el punto óptimo, pero en ningún caso guardes la comida, porque te estarás engañando de nuevo.
La sinceridad y la aceptación de quien eres hace que seas mucho más feliz contigo, que te trates mejor y te quieras más.
Pero, y si eres de las que comen la comida que sobró “a veces”
Entonces, lo que debes hacer es preguntarte, cada vez que vayas a guardar algo ¿me lo voy a comer? ¿cuándo?
Si en alguno de los casos la respuesta no te convence, tírala. La mala sensación es menor si lo haces el día que estas eligiendo que si lo haces cuando la comida ya se ha echado a perder.

Gana espacio en 2 minutos:

Se sincera contigo misma, elimina de tu nevera todo lo que sepas, conscientemente, que no vas a comer, libérate de la culpa.

¿Cómo te sientes al hacerlo?

Fuente foto: danzadefogones.com

VIDEO: Qué hacer con las manualidades de l@s niñ@s sin sentirte culpable

Bien es sabido que cuando l@s niñ@s son pequeñ@s traen cantidad de manualidades, dibujos, álbumes, que se van acumulando de año en año sin saber qué hacer con ellos.
El hecho es que muchas veces estos objetos te quitan energía en lugar de dártela, por lo que debes tomar medidas para que eso no sea así.
En este video te hablo de los contratos no escritos que tenemos con nuestros hijos a través de las manualidades y de qué hacer con ellos y como superarlos.
Dale al play y te lo cuento.
Deja tus comentarios al final porfa, me encantará leerte, tanto si me explicas que lo has probado, como si me cuentas una manera mejor de hacerlo, me encanta aprender.
Si te ha servido lo que has visto o crees que puede ayudar a alguien más, comparte!

VIDEO: Me encanta pero me queda FATAL!

Tienes una prenda que te encanta, como puede ser un vestido, unos zapatos, una blusa… pero que por contra te queda FA-TAL? y claro, se te abre un dilema en plan: “Jolín con lo bonito que es pero lo mal que me queda” “y si en un tiempo me arrepiento y me gusta como me queda? porque es que es preciosismo”… si a ti también te pasa o te ha pasado, tienes que ver este video y descubrir qué hacer con esas prendas maravillosas que nos roban el corazón pero que nos quedan como el c—