Ayer un amigo me envió una imagen de un programa de televisión en el que estaban hablando del doblado vertical y del armario.
En el texto que ponían debajo de la imagen se leía: “vivir en un espacio ordenado favorece el bienestar emocional”
Está muy bien que la gente empiece a tomar conciencia del orden y de que se está mejor en una casa ordenada que en un desordenada, pero hay que ir un poco más allá, no solo el orden favorece el bienestar, es más, un orden sin conciencia no sirve para nada, o para muy poco.
Se está vendiendo la panacea del doblado vertical, pero hay que profundizar un poco más.

Una montaña de basura ordenada podría quedar bien a la vista, pero no dejaría de ser basura

Hay que tener en cuenta, que una montaña de basura ordenada podría quedar bien a la vista, pero no dejaría de ser basura, ¿alguien viviría bien en una casa llena de basura ordenada? Pues es lo que hay en la mayoría de las casas.
Por basura no me estoy refiriendo a que la casa esté sucia, no me mal interpretes, me estoy refiriendo a objetos que no tienen un uso para la persona, a objetos que ya no sirven, que en su día se usaron pero que ya no. La basura de unos es el tesoro de otros, aquí me estoy refiriendo a la basura de esos unos, no a la suciedad.
Todos los objetos que están por estar en una casa, que se tienen por obligación, o porque no sabes qué hacer con ello, o porque te costaron mucho dinero o por lo que sea que te vendas a ti misma para no tirarlos, te están afectando a tu bienestar, por muy ordenados que estén.

Los objetos crean en nosotros sentimientos, ya pueden ser beneficiosos o contraproducentes.

Los objetos crean en nosotros sentimientos, ya pueden ser beneficiosos o contraproducentes. Evidentemente, si los objetos contraproducente están ordenados te afectará menos a tu bienestar, pero seguirán siendo una losa en ti.
Lo que hay que hacer es soltar, dejar ir, deshacerte de los objetos que te pesan, que son el lastre que te impide volar, que te impide saltar.

Desapego es la palabra previa al orden consciente

Desapego es la palabra previa al orden consciente, primero hay que dejar ir para construir en cimientos sólidos el bienestar en tu casa.
El desapego no es fácil, hay muchas formas de apego a los objetos, entre ellas, los contratos emocionales, los apegos al pasado, el miedo a la escasez … y cada uno de ellos se debe mirar de manera distinta, porque cada uno despierta en nosotros un sentimiento distinto, aunque todos los apegos tienen algo en común, un falso sentimiento de seguridad.

Todos los apegos tienen algo en común, un falso sentimiento de seguridad.

Gana espacio en 2 minutos:

Elige un objeto de tu casa que tienes, pero que no quieres, y toma acción, ¡sácalo de tu vida!

¿Cómo te sientes al hacerlo?

Fuente foto: Pinterest
Author

Elisabet

Hola, soy Elisabet, y me encanta ver cómo a través del orden y el desapego la vida cambia y mejora. Ayudo a las personas a soltar lastre para poder volar.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Marked fields are required.